Naturenglish 22 noviembre, 2013 0

Enseñar a niños del siglo XXI con una mentalidad del siglo XX

El aprendizaje del idioma es algo que preocupa cada vez más si cabe en la sociedad global y competitiva en la que vivimos. La Comisión Europea analiza anualmente los sistemas educativos de cada país y subraya que los idiomas se introducen cada vez a una edad más temprana en sus planes educativos.

Algunas de las tendencias que se observan en la enseñanza del inglés pasan por los siguientes cinco puntos:

   – Mix channel: el alumno necesita maximizar su aprendizaje y completarlo con formación fuera del aula, que muchas veces se queda corta por los diferentes niveles a los que tiene que atender el profesor o la deficiencia en las competencias lingüísticas que los propios profesores de centros públicos demandan No se trata sólo de otorgar a los profesores herramientas avanzadas como la pizarra digital, ebooks, etc, sino de que se sientan cómodos mientras dan su clase de ciencias en la lengua de Shakespeare. 

aprender inglés naturenglish

   – Diversidad lingüística: además del inglés, fundamental para el desarrollo profesional en los próximos años, otros idiomas como el chino, el portugués e incluso el francés (por la previsión de crecimiento de África) están ganando adeptos. Las propias consultoras de headhunting siguen señalando que el inglés será incluso más imprescindible que la formación técnica en algunos casos, pero que conocer el idioma local es un plus: los jóvenes de hoy están más expuestos a diferentes idiomas en su vida cotidiana y la movilidad internacional facilita esta exposición a nuevas culturas.

   – Social learning: extraescolares en inglés, un día de acampada con una inmersión lingüística, se trata de aprender inglés como un “segundo primer idioma”, de practicarlo sin miedo a cometer errores y combatiendo la barrera de la vergüenza a hablar en público. Utilizar el idioma como lengua transversal en las actividades, como los campamentos de esquí de NaturEnglish, donde los niños casi sin darse cuenta entran en la espiral del idioma de forma divertida, clave para interiorizarlo.

    – Study abroad: una inmersión lingüística de varias semanas es ideal para que el alumno se integre en la cultura y el acento local, y aunque los estudios indican que se aprende mejor inglés con un bilingüe que con un nativo, es cierto que su naturalidad y sus propias “incorrecciones” del lenguaje cotidiano hacen que la jerga utilizada sea más natural.

   – La actitud ante el idioma: muchos padres son conscientes de que sus hijos no aprenden inglés porque “lo van arrastrando”, es un tema de compromiso con el idioma, de asimilarlo como algo interesante y divertido, por ejemplo es un buena idea ver tu película favorita por una vez en inglés y con subtítulos, buscar la letra de las canciones de tu cantante favorito…

Cuando nos planteamos cómo ofrecer un servicio para que los alumnos aprovechen las inmersiones lingüísticas, pensamos mucho en los fundamentos pedagógicos pero también en el nuevo tipo de alumno, el que está multiconectado y responde a estímulos mucho más ágiles que las generaciones anteriores. El alumno que está mucho más en contacto con el idiomas bien sea por videojuegos ,instrucciones de artilugios, conexión a internet…

¿Qué opináis?

¿Utilizáis otros métodos para vuestros hijos o alumnos?

Cada niño es un mundo ¿Qué es lo que mejor funciona?

Tags: