img_9233
Naturenglish 12 abril, 2015 0

¿Cómo elegir el mejor campamento de verano?         

A la vuelta de Semana Santa, la mayoría de los padres comienzan a hacer los deberes. En poco más de dos meses sus hijos se desvincularán de los centros educativos y ahora serán ellos los responsables de continuar con su formación aprovechando el tiempo de estival ¡tres meses son demasiados para desconectar de la rutina y la educación! Como son muchos los días sin clases, los padres suelen dedicar parte de estos días a buscar una alternativa útil y divertida: los campamento de verano. ¿Qué debo tener en cuenta para elegir un buen campamento de verano?

  1. Objetivos claros: una de las primeras cosas que debes tener claro es qué queremos conseguir con los campamentos. ¿Queremos que nuestro hijo se divierta practicando de forma intensiva su deporte favorito? Entonces lo tuyo son los campamentos de fútbol, de danza o de artes, los niños practican su hobbie el 100% de su tiempo con nuevos compañeros de equipo y quizás aprendan técnicas nuevas que serán muy útiles cuando vuelvan al cole.
  2. Relación calidad-precio: tus hijos serán responsabilidad absoluta de un grupo de monitores, asegúrate de que tengan experiencia y de que sean flexibles, cada familia tiene sus necesidades y cada niño puede necesitar un trato diferente. Desconfía de los programas demasiado baratos, probablemente el equipo no tenga experiencia o la formación adecuada, quizás las instalaciones sean pobres y con problemas de seguridad o quizás no tengan todos los seguros en regla: la calidad y la seguridad es lo primero cuando se trata de un trabajo con menores.
  3. Ten en cuenta la opinión de tu hijo: él será el protagonista de la experiencia y el que debe exprimir al máximo los días que pase fuera. Los campamentos son momentos en los que los niños comienzan a determinar su autonomía y su personalidad, a unos les cuesta más que a otros pero será la primera vez en la que tengan que apañársela solos y debes depositar confianza en ellos para que ganen en seguridad en sí mismos e independencia. Este tipo de experiencias configura su personalidad futura, no dejes que los temores iniciales le impidan disfrutar de un tiempo único.
  4. Referencias de otros: quizás prefieras elegir cada año un campamento diferente para que tu hijo gane en experiencias y no se “acostumbre a lo fácil”, en caso de que sea tu primera vez, no dudes en pedir referencias a otros padres o a los docentes de su colegio. Cada vez son más los centros educativos que realizan durante el curso escolar campamentos o inmersiones lingüísticas que en verano también realizan actividades ¿Por qué no aprovecharlo? Quizás puedas ponerte de acuerdo con otros padres de tu escuela y que varios amiguitos vayan juntos, seguro que también se lo pasan fenomenal y ¡quizás podáis conseguir un mejor precio por ir en grupo!
  5. Versión bilingüe: es el último de los puntos y el que más ha crecido en los últimos años. La globalidad económica y laboral es nuestra realidad y la preocupación de los niños por el aprendizaje del idioma es constante. Tres meses alejados de las clases del colegio es demasiado y los niños pueden decelerar su aprendizaje, por lo que los campamentos en inglés han llegado para quedarse y perfeccionarse en dos modalidades: nacional e internacional. Los campamentos internacionales son estancias de un mínimo de dos semanas en un país angloparlante (Reino Unido, Irlanda, Estados Unidos) habitualmente los niños se alojan en albergues con otros niños del resto de Europa pero en ocasiones, también existe la posibilidad de alojarse ¡con una familia local! Una forma más de ampliar la cultura internacional y la autonomía del niño. La versión nacional de estos campamentos es más asequible y lo que hace es acercar estos monitores y actividades internacionales a ubicaciones dentro de España.

Desde NaturEnglish ofrecemos un programa internacional en York y dos programas nacionales: el primero en Santoña (Cantabria) más orientado a los deportes acuáticos y el segundo en Espot (Lérida) con una vertiente más aventurera. Nuestra metodología se basa en el learging through  experience, donde los niños se divierten mientras practican un sinfín de actividades cuya base metodológica se centra en el aprendizaje del idioma: visual, sonoro, gestual, ¡cada detalle es importante para que nuestra mente se active! Si estás interesado en alguno de ellos, consulta más información sin compromiso aquí.

¿Añadiríais algún punto más a esta lista?

¿En qué basáis vuestras preferencias?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *